Revista de Prensa

EEUU barajó un ataque nuclear contra Afganistán tras el 11-S

 

Ataque contra las Torres Gemelas (11 SEP 01).

El semanario alemán Der Spiegel recoge las palabras de Michael Steiner, asesor en su día del canciller Gerhard Schröder, en torno a las primeras reacciones de EEUU tras el ataque terrorista a las Torres Gemelas y el Pentágono. Según Steiner, Bush estudió seriamente lanzar un ataque atómico contra Afganistán.

“Los documentos estaban escritos”, asegura el que fuera asesor de política exterior del entonces canciller alemán Gerhard Schröder, Michael Steiner, al responder a la pregunta de la revista ‘Der Spiegel’ de si Estados Unidos había barajado también el uso de armas atómicas.

Según Steiner, que habla por primera vez sobre sus conversaciones secretas con el Gobierno norteamericano, “ellos realmente estudiaron todas las posibilidades”.

Agrega también que tanto Schröder como él mismo estaban preocupados tras los ataques terroristas del 11-S de que el Gobierno estadounidense “reaccionara de forma desmedida a consecuencia del shock”, sobre todo teniendo en cuenta que toda la administración “prácticamente se había atrincherado”.

“Hombres libres de Siria” es la traducción del nombre de esta organización, que combate en suelo sirio contra las fuerzas del dictador Bashar al Asad y contra el califato terrorista de Bagdadi.

Las potencias occidentales son renuentes a colaborar con ella por la sospecha de que sus líderes pueden estar vinculados con Al Qaeda.

Ahrar al Sham no sólo se ha establecido como una fuerza militar importante, es también una fuerza política organizada, con aliados clave en la región –Turquía y Qatar– y oficinas de Asuntos Exteriores, Asuntos Políticos y Cooperación.

(…)

“Ahrar al Sham forma parte de una amplia coalición siria de grupos de oposición: el Frente Islámico. Y dentro de ellos es la fuerza más poderosa y mejor organizada”, explica el corresponsal de la BBC en Medio Oriente, Jim Muir.

“El grupo quiere ver la ley islámica establecida en Siria, pero a la vez ha dejado en claro que sus objetivos son muy distintos a los Estado Islámico, a quien considera enemigo”, agrega.

La foto del niño de corta edad, muerto en la playa tras naufragar la embarcación con la que trataba de llegar a Europa, ha sobrecogido a los espectadores occidentales e incluso ha provocado un debate deontológico en los medios de comunicación. El argentino La Nación reproduce un artículo de Juan Cruz que sirve de homenaje y epitafio a una vida truncada a tan corta edad por culpa de la guerra y el terrorismo islamista.

El hachazo cruel de la época lo convierte en el retrato con el que la conciencia del mundo ha de convivir como la expresión de esa afrenta. El guardia hizo el gesto desesperado; pero antes del guardia fue el mundo el que no lo supo salvar; el guardia fue el héroe de los ojos tristes, hizo todo lo que pudo. No lo supo salvar el mundo. Su único destino, el de sus padres, el de sus pasos, era sobrevivir; su horizonte no era ni siquiera vivir, tener oficio, amores y despedidas: su destino, ese que yace ahora sin vida en el mundo, era el de dibujar en la arena la casa, el barco, y ya no hay ni casa, ni barco, ni nada. No hay nada.

El mundo se lo quitó todo: ni éste ni aquél, ni este país ni este otro. El responsable de esa terrible expresión de este tiempo es el mundo entero, porque el chico también es el mundo entero.

La crisis migratoria pone sobre el tapete la falta de unidad internacional para hacer frente a una situación de estas características, en la que resulta necesario alojar a centenares de miles de refugiados procedentes de Oriente Medio. Los gobernantes europeos debaten sobre el reparto de los inmigrantes y la forma de parar un éxodo motivado por las condiciones de sus lugares de origen.

Los refugiados son, en su mayoría, sirios que escapan de un país cuyo estado se disuelve por la guerra iniciada en 2011. Un cuadro agravado por la irrupción de la sanguinaria banda terrorista del ISIS, dos años después. De ahí llegan también kurdos que, con la coartada de atacar al terrorismo, son sometidos a un bombardeo inclemente por parte de Turquía que busca evitar que ese pueblo sin patria se consolide. Otros, huyen de Irak que está en proceso de desintegración desde la invasión norteamericana de 2003. El drama ahí es similar al que experimenta Libia, donde Europa y EEUU se felicitaron tras la caída, hace tres años, del dictador Muammar Khadafi pero desaparecieron a la hora de ayudar a ese pueblo a construir su futuro. La crisis económica explica que en el amontonamiento también haya oriundos de Balcanes, Kosovo y multitudes de africanos de fronteras aun más lejanas.