Revista de Prensa

Cristianos en Egipto: el martirio que no cesa

 

cruz-de-sangre2
"Abdelmonem Esid, jefe de la unidad anticrimen del Ministerio del Interior libio, reconoció orgullosamente ante los periodistas ser el responsable del secuestro del primer ministro del país"

Dos encapuchados abrieron fuego desde una motocicleta contra un grupo de cristianos coptos que celebraba una boda en el barrio de Waraq, en el norte de El Cairo.

Una de las víctimas mortales es Mariam Fahmi, una niña de ocho años. Los criminales lograron huir del lugar de los hechos y hasta el momento no han sido localizados.

El artefacto explotó junto a un edificio de seguridad de las instalaciones del Canal de Suez en Ismailía.

Según la agencia oficial de noticias, Mena, las fuerzas de seguridad descubrieron un segundo coche bomba en las inmediaciones, que no llegó a explotar.

Abdelmonem Esid, jefe de la unidad anticrimen del Ministerio del Interior libio, reconoció orgullosamente ante los periodistas ser el responsable de la acción. Esid justificó su decisión de ordenar el secuestro del primer ministro del país, Ali Zeidan, por ser éste sospechoso de estar involucrado en casos de tráfico de drogas y corrupción y no gozar de inmunidad. Según el policía, sus hombres encontraron drogas en el coche del mandatario el pasado mes de junio.

El primer ministro tunecino, Alí Larayedh, asegura que los islamistas radicales aprovechan el caos reinante en el país vecino para dedicarse al contrabando de armas. Túnez está especialmente preocupado con los terroristas de Ansar al Sharia, bastante activo en el país.

Según ha declarado el Ministerio egipcio de Asuntos Exteriores, los conductores fueron capturados por un grupo armado en una carretera del este de Libia.

El portavoz del grupo terrorista, Hamad al Akir, miembro de la tribu de Al Zauia, aseguró que lo hicieron para exigir la liberación de 16 libios que se encuentran presos en cárceles egipcias.

El atentado se produjo ayer en la periferia de la ciudad cuando un camión cargado con 1,5 toneladas de explosivos estalló, haciendo explotar a su vez a un camión de reparto de gas butano que circulaba por la zona.

Además de los 30 fallecimientos ya confirmados, hay decenas de heridos y numerosos edificios, tiendas y coches afectados.

La Liga Árabe ha planteado esa fecha para la reunión, varias veces aplazada, en la que el régimen de Damasco y las fuerzas opositoras deben negociar un acuerdo de paz con el apoyo de la comunidad internacional.

El secretario general de la organización, Nabil Elarabi, ha propuesto el 23 de noviembre tras celebrar una reunión con el mediador de la ONU, Lajdar Brahimi. Bashar al Asad ya ha dado su visto bueno, pero la principal fuerza opositora, la Coalición Nacional Siria, todavía no se ha pronunciado.

En una reunión con su gabinete celebrada ayer domingo, el presidente iraní aseguró que el Gobierno de Netanyahu está haciendo todo lo posible por hacer fracasar las conversaciones diplomáticas acerca de los planes nucleares del país.

Ruhaní añadió que su país está consiguiendo aislar a Israel en la escena internacional y que esa es la razón por la que el Estado judío está intentado arruinar «la atmósfera positiva» que rodea a las conversaciones sobre el programa nuclear de la República Islámica.

Este anuncio se realiza días antes de que el primer ministro pakistaní, Nawaz Sharif, visite Washington. Las ayudas serán de tipo económico y militar, y se reanudan después de dos años de enfriamiento de las relaciones bilaterales, luego de la operación antiterrorista llevada a cabo por fuerzas nortamericanas en territorio pakistaní para capturar a Ben Laden sin consentimiento de Islamabad.