Revista de Prensa

Estados Unidos teme un atentado aéreo de Al Qaeda

 

bandera-al-qaeda
"La Casa Blanca ha ordenado extremar las medidas de seguridad en los vuelos con destino directo a EEUU, ante la posibilidad de un atentado con explosivos capaces de burlar los controles aeroportuarios"

Washington reforzará la seguridad en los aeropuertos extranjeros con vuelos sin escalas a territorio norteamericano ante la sospecha de que grupos terroristas radicados en Yemen y Siria puedan estar desarrollando explosivos susceptibles de introducirse subrepticiamente en los aviones.

Estas nuevas medidas de seguridad se comenzarán a tomar de inmediato en aeropuertos de Europa, África y Oriente Medio.

La organización terrorista palestina culpó ayer directamente al primer ministro israelí de la muerte del joven raptado en Jerusalén. El portavoz del grupo terrorista, Sami Abu Zuhri, aseguró que Netanyahu y otros cargos políticos “pagarán el precio de estos crímenes”.

El premier israelí condenó el secuestro y asesinato del joven palestino tan pronto se tuvo noticia del crimen y realizó un llamamiento “a todas las partes a no tomar la justicia por su mano”.

El primer ministro de facto, Abdulá al Zini, aseguró ayer haber alcanzado un acuerdo con los líderes rebeldes para retomar el control de los dos últimos puertos petroleros del país que permanecían bloqueados y tenían paralizadas las exportaciones de crudo.

Las importantes instalaciones portuarias de Ras Lanuf y Es Sider, han sido entregadas a las fuerzas gubernamentales “afortunadamente sin el uso de la fuerza”, relató Al Zini en su intervención con la que dio por finalizada la crisis de exportación de petroleo en Libia.

Lo hizo en una conversación telefónica con el presidente de EEUU, en la que ambos reafirmaron la necesidad de que los líderes iraquíes alcancen un acuerdo que ponga fin a la violencia en el país. Obama agradeció a Abdalá su apoyo político y la entrega de los 500 millones de dólares anunciados por Riad para contribuir a paliar las necesidades de los iraquíes.

Es el saldo del choque de las fuerzas de seguridad iraquíes contra los partidarios de Mahmud al Sarji, religioso radical de Kerbala, la ciudad santa de los chiíes en el centro del país. Los enfrentamientos tuvieron lugar la pasada noche, cuando los agentes intentaron apresar a Sarji y sus seguidores levantaron barricadas para evitar la detención, que finalmente no se pudo llevar a cabo por la huida del clérigo que en estos momentos sigue en paradero desconocido.