Contextos

Contundente respuesta de Israel a una agresión palestina

Por Daniel Pipes 

Benjamín Netanyahu.
"Netanyahu lo ha dejado claro: 'Quienquiera que trate de arrancarnos de esta ciudad de nuestros antepasados logrará justo lo contrario. Seguiremos combatiendo al terrorismo y golpeando a los terroristas con una mano, y consolidando la iniciativa de los asentamientos con la otra'"

Como represalia por la muerte del sargento Gabriel Koby, de 20 años, un militar israelí asesinado por un francotirador de un disparo en el cuello mientras patrullaba en Hebrón, el Gobierno de Israel ha autorizado la inmediata reocupación de Beit Hamajpelá (la Casa de los Patriarcas), un edificio de apartamentos de tres pisos situado en dicha ciudad, cerca de la Cueva de los Patriarcas y próximo al lugar donde dispararon a Koby.

La comunidad judía de Hebrón compró la mayor parte del edificio en marzo de 2012, pero sus miembros fueron expulsados del mismo unos días después por el Gobierno israelí, debido a que carecían de permiso de residencia. Posteriormente ganaron una demanda que les permitía regresar, pero no fueron autorizados para ello.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, comentó:

Quienquiera que trate de arrancarnos de esta ciudad de nuestros antepasados logrará justo lo contrario. Seguiremos combatiendo al terrorismo y golpeando a los terroristas con una mano, y consolidando la iniciativa de los asentamientos con la otra.

El ministro de Economía, Neftalí Bennett, señaló:

Sabemos construir y colonizar, no matar. Esta sería la respuesta sionista adecuada [a la violencia].

Aquí van mis comentarios:

1. Como alguien que lleva abogando desde hace tiempo por una respuesta israelí más enérgica a la violencia no provocada, esta decisión me parece muy apropiada; muestra a los palestinos que matar israelíes les hace retroceder. La próxima vez, la respuesta de Israel debería ser más contundente todavía; como sugiere Aaron Lerner, eso podría suponer un nuevo asentamiento. Ese mensaje calaría pronto y la violencia amainaría.

2. La Autoridad Palestina no condenó este ataque, ni tampoco uno perpetrado el día anterior, en el que Tomer Hazan, otro soldado israelí de 20 años, halló la muerte en la Margen Occidental. Esto muestra una vez más la completa falta de adecuación de la AP como “interlocutor para la paz” de Israel. Las absurdas negociaciones patrocinadas por John Kerry y supervisadas por Martin Indyk deberían ser suspendidas hasta que Mahmud Abás presentara unas disculpas convincentes y adoptara medidas que aseguraran que jamás se repitieran actos semejantes.

Daniel Pipes