Revista de Prensa

Condenan a muerte a una embarazada de 8 meses por abrazar la Cruz

 

grito-munch

Mariam Ishaq, de 27 años y madre de un niño de 2, se ha negado a abjurar de sus creencias y, tras ser acusada de adulterio y apostasía, recibirá 100 latigazos y será ahorcada.

La sentencia se cumplirá dentro de dos años, para que pueda dar a luz y amamantar a la criatura que lleva en su seno.

Abdulá Elshamy, periodista de Al Yazira, está en prisión preventiva desde el pasado mes de agosto. La huelga de hambre la inició en enero, en demanda de su puesta en libertad, ya que no pesan cargos formales sobre él.

Un vídeo, publicado por la cadena para la que trabaja, muestra el estado en el que se encuentra; una situación crítica.

Junto a él, permanecen detenidos otros 20 periodistas sospechosos de pertenecer a la proscrita Hermandad Musulmana.

Ibrahim sufrió un accidente que lo dejó paralizado, y para poder salir adelante pidió ayuda en la red social con un escueto mensaje: “Me llamo Ibrahim y estoy ingresado en el Hospital Rey Jaled, en el ala 21, sala 3, cama 3. Sufrí un accidente que me dejó paralítico y necesito tratamiento de células madre en Alemania para recuperarme”.

Ante esta llamada, se organizó una campaña altruista con la que se recaudaron dos millones de riales. Además del dinero necesario, Ibrahim consiguió a través de Twitter múltiples visitas, que alegraron su estancia en el hospital.

Tres de ellos ya fueron liberados el pasado 4 de abril y los otros dos acaban de ser soltados por el grupo que los retenía. El secuestro se llevó a cabo el pasado 2 de enero, y supuso el cierre del hospital de Jebel Akrad, en el noreste de Siria, lo que dejó sin asistencia sanitaria a la población de la zona.