Contextos

Cincuenta años de rechazo palestino

Por Evelyn Gordon 

Kefia palestina.
"Hay una razón muy simple por la que Israel sigue controlando la Margen Occidental: los palestinos han rechazado constantemente las repetidas ofertas que se les han hecho. Pero también hay una importante razón suplementaria: los palestinos sienten que pueden salir indemnes del rechazo sistemático porque el mundo siempre responde culpando a Israel, como hizo la Administración Obama""El problema no es sólo el rechazo palestino. Es que el resto del mundo lo fomenta asegurándose de que el precio diplomático lo pague siempre Israel, nunca los propios palestinos. Los palestinos han llegado a la razonable conclusión de que pueden jugar este juego 'ad infinitum', hasta que el mundo acabe presionando a Israel para que acepte incluso aquellas demandas palestinas que supondrían su suicidio nacional, como el 'derecho al retorno'"

El 50º aniversario de la Guerra de los Seis Días ha generado mucho retorcimiento de manos sobre por qué Israel sigue controlando la Margen Occidental medio siglo después. Por pura coincidencia, el periodista de Haaretz Amir Tibon dio una exclusiva esta semana que respondía a esa pregunta. Explicaba la oferta concreta que la Administración Obama hizo al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, en las últimas fases de las negociaciones de paz en las que medió, y cómo Abás de nuevo se retiró sin dignarse siquiera a responder.

A principios de 2014, mientras los nueve meses de conversaciones acordadas el mes de julio anterior tocaban a su fin, la Administración empezó a redactar un acuerdo marco que serviría como base para posteriores conversaciones. Tibon obtuvo dos versiones de la propuesta de la Administración.

La primera, que databa de febrero de 2014, contenía una mezcla relativamente equilibrada de concesiones a israelíes y palestinos. Así, estipulaba una frontera basada en las líneas de 1967, como pedía Abás, pero decía que los refugiados palestinos y sus descendientes no tendrían “derecho al retorno” a Israel, como pedía Israel. Rechazaba la presencia militar permanente de Israel en el valle del Jordán, complaciendo por tanto a Abás. Y complacía a Israel diciendo que las conversaciones debían resultar en un Estado palestino junto a “Israel, el Estado-nación del pueblo judío”. También dejaba algunas cuestiones abiertas: sobre Jerusalén, por ejemplo, sólo recapitulaba las aspiraciones de ambas partes.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, dio su consentimiento verbal al documento. Después, el 19 de febrero, el secretario de Estado, John Kerry, se lo presentó a Abás, que se puso hecho una furia. Su principal objeción –le contaron funcionarios estadounidenses a Tibon– era que la cuestión de Jerusalén quedaba abierta. Abás quería que EEUU se comprometiera a darle la mitad de la ciudad.

Así que los estadounidenses revisaron el documento para incluir más exigencias de Abás. La nueva versión, escrita en marzo, decía explícitamente que Jerusalén Este debía convertirse en la capital palestina, prejuzgando así el resultado de uno de los asuntos más delicados de las negociaciones. También hacía otras varias concesiones a los palestinos, como la de añadir la afirmación de que el objetivo de las negociaciones era “acabar con la ocupación que empezó en 1967”, lo cual implica que la culpa del conflicto no la comparten ambas partes, sino que fue unilateral y malvadamente desencadenado por Israel contra palestinos inocentes.

El documento de febrero decía que la frontera estaría basada en las líneas de 1967, pero con intercambios de territorio 1:1 que tendrían en cuenta “los desarrollos posteriores” a 1967. Esta frase fue descartada en la versión de marzo. En otras palabras, la versión de febrero decía que la frontera se ajustaría para incluir los mayores bloques de asentamientos, mientras que la versión de marzo permitía a Abás seguir exigiendo que cientos de miles de israelíes sean expulsados de sus hogares.

Por lo tanto, lo que empezó siendo un documento relativamente equilibrado en febrero se transformó en marzo en uno que se inclinaba claramente hacia los palestinos. ¿Y cómo respondió Abás a estas concesiones? Ni aceptó el documento ni lo rechazó; “simplemente no respondió”, informa Tibon.

Esto, por supuesto, es exactamente lo que ocurrió la última vez que Abás recibió una oferta que satisfacía casi todas sus demandas. En 2008, el primer ministro israelí Ehud Olmert le ofreció el 93% de la Margen Occidental con intercambios de territorio 1:1 para el resto, más toda Gaza y la mayor parte de Jerusalén Este, con el control musulmán de todos los lugares sagrados de la ciudad, incluyendo el Muro de los Lamentos (Olmert propuso que los lugares fuesen gobernados por un comité de cinco miembros que incluyera representantes de Palestina, Jordania, Arabia Saudí, Israel y Estados Unidos, garantizando una mayoría automática a los musulmanes). Pero Abás nunca respondió: simplemente se retiró. Sólo nueve meses después le dijo a Jackson Diehl, del Washington Post, que había rechazado la oferta porque “las lagunas eran muy grandes”. Tal vez habría dicho lo mismo de la oferta de Obama si Diehl le hubiese entrevistado otra vez.

Lo mismo ocurrió cuando el primer ministro israelí Ehud Barak y el presidente de EEUU Bill Clinton hicieron una oferta similar a Yaser Arafat en 2000-2001. Arafat se retiró sin siquiera hacer una contraoferta, y después lanzó una letal guerra terrorista contra Israel que mató a más de 1.000 israelíes en cuatro años.

Y eso sin mencionar todos los ejemplos anteriores, como el rechazo de los árabes al plan de partición de la ONU en 1947, o su adopción de la política de “no a la paz, no al reconocimiento y no a las negociaciones” con Israel en la Conferencia de Jartum, tres meses después de la Guerra de los Seis Días.

Dicho de otro modo: hay una razón muy simple por la que Israel sigue controlando la Margen Occidental: los palestinos han rechazado constantemente las repetidas ofertas que se les han hecho.

Pero también hay una importante razón suplementaria: los palestinos sienten que pueden salir indemnes del rechazo sistemático porque el mundo siempre responde culpando a Israel, como hizo la Administración Obama.

En un discurso al Senado en abril de 2014, Kerry hizo sus famosas declaraciones sobre que el anuncio de Israel de nueva obra en Jerusalén había hecho que las conversaciones se “esfumaran”, omitiendo cuidadosamente que en ese momento las conversaciones ya estaban muertas de todos modos, pues Abás ya había rechazado la mejor oferta de la Administración. Las excusas que los funcionarios dieron a Tibon fueron igualmente absurdas. Abás, dijeron, estaba “decepcionado” porque Netanyahu había retrasado la liberación de dos docenas de presos palestinos, como si eso fuese un motivo de peso para rechazar una oferta de estadidad. También dijeron que Abás no estaba seguro de que Obama pudiese “cumplir” con Netanyahu. Pero Netanyahu dijo que sí a la propuesta de febrero sin estar seguro de si Obama podría cumplir con Abás –resultó que no pudo–. ¿Por qué era ilógico esperar que Abás se comportara de manera similar?

El problema no es sólo el rechazo palestino. Es que el resto del mundo lo fomenta asegurándose de que el precio diplomático lo pague siempre Israel, nunca los propios palestinos. Los palestinos han llegado a la razonable conclusión de que pueden jugar este juego ad infinitum, hasta que el mundo acabe presionando a Israel para que acepte incluso aquellas demandas palestinas que supondrían su suicidio nacional, como el derecho al retorno.

Si los palestinos quisiesen verdaderamente la paz, llegarían a un acuerdo al margen de cómo se comportara el resto del mundo. Si el mundo se comportase de forma distinta, los palestinos podrían acabar llegando a la conclusión de que un acuerdo corre a favor de sus intereses. Pero mientras no se cumplan ninguna de estas dos condiciones, hay motivos de sobra para pensar que dentro de otros cincuenta años seguiremos leyendo más artículos que se pregunten estremecidos por qué Israel sigue controlando la Margen Occidental.

© Versión original (en inglés): Commentary
© Versión en español: Revista El Medio