Contextos

Chipre, cuarenta años después de la invasión turca

Por Daniel Pipes 

mapa-chipre
"La ocupación, que comenzó el 20 de julio de 1974, todavía supone mucho sufrimiento a lo que podría ser una isla paradisíaca del Mediterráneo. Cuando se cumpla el quincuagésimo aniversario debería no ser más que un recuerdo"

El pasado domingo fue el tenebroso cuadragésimo aniversario del día en que las tropas turcas tomaron la pequeña y prácticamente indefensa isla de Chipre, en un brutal acto de fuerza militar cuya inmoralidad no hace sino aumentar a medida que pasan las décadas.

Aquí van algunas reflexiones a propósito de esta efeméride.

– La invasión no tuvo lugar bajo un régimen islamista. Aunque el viceprimer ministro de la coalición que gobernó durante casi todo el año 1974 era el islamista Necmettin Erbakan, no fue él quien tomó la decisión. Ese honor correspondió al entonces primer ministro Bülent Ecevit, un hombre de izquierdas.

– La alianza de 1974 entre Ecevit y Erbakan simboliza el apoyo entre los turcos de todas las tendencias políticas a la invasión de Chipre; apoyo que persiste. Esta práctica unanimidad es un hecho fundamental en la vida política turca.

– El consenso perdurará hasta que la ocupación empiece a pasar factura, ya sea económica, diplomática o militarmente, a la República de Turquía. Aunque lo cierto es que, 40 años después, la República de Turquía aún no ha empezado a pagar por ello, por lo que cabe cuestionarse si alguna vez lo hará.

Dos cuestiones podrían modificar la actitud de los turco-chipriotas hacia el statu quo: su frustración por ser excluidos de la bonanza generada en la isla por el gas y el petróleo y su creciente resentimiento hacia los cada vez más autocráticos gobernantes de Ankara. Dado que la ocupación es aparentemente por su interés, si los turco-chipriotas quieren que acabe, podrían conseguirlo.

– Conviene también tener en cuenta que la República de Chipre (la zona sur de la isla) se está haciendo un hueco en el concierto internacional y en el panorama de Oriente Medio: ha ostentado la Presidencia de la Unión Europea, ha estado en el ojo del huracán de una crisis económica que ha sacudido al mundo y se está convirtiendo en un importante exportador de energía, toda vez que ha empezado a estrechar lazos con Israel, la potencia militar de la región. El problema de Chipre es ahora más importante para el resto del mundo, lo que podría resultar positivo para los chipriotas.

La ocupación, que comenzó el 20 de julio de 1974, todavía supone mucho sufrimiento a lo que podría ser una isla paradisíaca del Mediterráneo. Cuando se cumpla el quincuagésimo aniversario debería no ser más que un recuerdo.

Daniel Pipes – Middle East Forum