Contextos

Caso Matisyahu: el BDS, de mal en peor

Por Jonathan Marks 

BDS.
"Rototom Sunsplash ha sido reconocido 'Evento Ejemplar' por la Unesco. Con este acto de discriminación contra un artísta judío americano, sin duda el festival se apresta a recibir más distinciones de la ONU"

Los defensores del movimiento BDS a menudo proclaman, a pesar de la evidencia en contrario, que tiene unos objetivos claramente delimitados. Así, se supone que el boicot cultural sólo afecta a actos o artistas comisionados o financiados por Israel.

Pero así como los llamamientos supuestamente restrictivos al boicot académico han llevado a algunos entusiastas a romper directamente lazos con los israelíes, el boicot cultural contra Israel tiene un alcance más amplio de lo que sus ya discriminatorias líneas maestras sugieren. La prueba más reciente la tenemos en el caso del músico de reggae Matisyahu: Avi Lewis, del Times of Israel, informa de que ha sido expulsado del Rototom Sunsplash Music Festival, que se está celebrando en España.

Matisyahu no es israelí ni está patrocinado por Israel. Aunque el festival ha sido vago en las razones para la cancelación de la actuación de Matisyahu, sus crímenes parecen guardar relación con algunas declaraciones sobre el incidente de la flotilla de 2010 y (vagamente, en respuesta a una pregunta del Cornell Daily Sun) sobre el estatus de Palestina bajo el Mandato británico. Esto no debería importar para decidir quién debe participar en un festival de reggae, pero es que además Matisyahu no es un activista político ni por asomo.

Sin embargo, el festival ha exigido que Matisyahu declare públicamente su apoyo a un Estado palestino. Cuando Matisyahu rehusó, el festival se apartó de él. Supongo que esa es su manera de cumplir con su ideario, según se expresa en su página web:

(…) realmente, a base de voluntad, se pueden crear vías eficaces de diálogo y convergencia entre diferentes culturas y personas de todo el mundo, más allá de razas, religiones, fronteras o barreras físicas e ideológicas.

Como también recoge la web, Rototom Sunsplash ha sido reconocido “Evento Ejemplar” por la Unesco. Con este acto de discriminación contra un artísta judío americano, sin duda el festival se apresta a recibir más distinciones de la ONU. Pero lo más importante es que ha demostrado, una vez más, que el movimiento BDS fomenta la aplicación de test de pureza ideológica a todos los judíos.

© Versión original (en inglés): Commentary
© Versión en español: Revista El Medio