Revista de Prensa

¿Cambiará Asad la guerra química por la bacteriológica?

 

El dictador sirio, Bashar al Asad.
"Obama aseguró que hará uso de su derecho al veto presidencial para evitar lo que, a su juicio, provocaría 'el descarrilamiento de las conversaciones' sobre el programa nuclear iraní"

Esa es la sospecha que el jefe de la Inteligencia estadounidense, James Clapper, hizo pública ayer en una declaración por escrito enviada al Comité de Inteligencia del Senado.

Según los datos recabados por su departamento, el programa de guerra biológica del régimen sirio podría haber superado la fase de investigación y desarrollo, con lo que Damasco podría estar ya en disposición de fabricar una cantidad limitada de agentes biológicos para su uso militar.

El presidente norteamericano dejó bien claras sus intenciones en el discurso sobre el Estado de la Unión de ayer. Obama no está dispuesto a que el Congreso modifique su política respecto a la República Islámica con iniciativas como la propuesta Menéndez-Kirk, que exige la imposición de sanciones a Teherán como vía para garantizar el desmantelamiento total de su programa nuclear.

Obama aseguró que hará uso de su derecho al veto presidencial para evitar lo que, a su juicio, provocaría “el descarrilamiento de las conversaciones” sobre el programa iraní.

Es la revelación que hizo pública ayer el jefe de la Inteligencia militar israelí, general Aviv Kojavi, en una conferencia de seguridad en la que situó en un mapa de Oriente Medio las áreas con presencia del grupo terrorista suní.

Kojavi afirma que combatientes de todo el mundo entran en Siria cada semana, pero no permanecen allí. Muchos de ellos tienen bases en Turquía, desde donde tienen fácil acceso a Europa.

El Ejecutivo turco no ha hecho hasta el momento ningún comentario al respecto.

Naftalí Bennett había acusado al primer ministro de socavar la posición de Jerusalén al decir que parte de los colonos judíos podrían quedar bajo soberanía palestina en caso de que las conversaciones de paz tuvieran éxito, algo que el titular de la cartera de finanzas y líder del partido nacionalista Hogar Judío consideró una muestra de “desconcierto ético”.

Netanyahu ha obligado a Bennett a ofrecer públicas disculpas amenazándolo con expulsarlo del Gobierno en caso contrario, retractación que el aludido llevó a cabo ayer reafirmando su lealtad al primer ministro y aclarando que su intención no era ofensiva.