Revista de Prensa

Arabia Saudí: matanza en una mezquita chií

 

Estado Islámico
"Según la Federación Internacional de Derechos Humanos, hombres, mujeres y niños son sometidos a abusos por parte de las fuerzas de seguridad egipcias con el objeto de acabar con las protestas públicas contra el régimen"

El ataque terrorista tuvo lugar durante la oración del viernes en Al Qudaih, en la zona oriental del país, donde se concentra la minoría chií, en torno al 15% de la población.

Según el Ministerio de Sanidad saudí, han muerto al menos 21 personas, y más de 120 han recibido heridas de diversa consideración.

La organización terrorista suní Estado Islámico se ha responsabilizado de la matanza.

Según la Federación Internacional de Derechos Humanos, hombres, mujeres y niños son sometidos a abusos por parte de las fuerzas de seguridad con el objeto de acabar con las protestas públicas contra el régimen.

El informe que la citada organización ha llevado a cabo sostiene que se ha registrado un aumento de la violencia sexual desde la toma del poder por los militares, en julio de 2013.

El Ministerio del Interior ha rechazado hacer comentarios hasta que haya estudiado a fondo el documento.

La Confederación Sindical Internacional (CSI) ha pedido a las marcas comerciales que patrocinan Qatar 2022 –Adidas, Gazprom, Hyundai, Kia, McDonalds, Budweiser, Coca-Cola y Visa– que se pronuncien sobre las condiciones laborales en que se están desarrollando las obras necesarias para la celebración del mismo, que han provocado controversia desde el primer momento.

El líder de la CSI, Sharan Burrow, ha denunciado como “esclavitud” la situación de los trabajadores contratados para erigir las infraestructuras del referido mundial de fútbol.

La idea era que los palestinos que trabajan en Israel regresaran a sus localidades cisjordanas pasando por los mismos puestos de control que utilizaran en sus viajes de ida y no tomaran líneas israelíes de autobús, pero finalmente el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y el ministro de Defensa, Moshé Yaalón, han decidido echar abajo el proyecto, ante el alud de críticas que ha cosechado. Críticas como la del propio presidente de Israel, Reuven Rivlin, que afirma que la segregación en el transporte hubiera sido “impensable”.

Joseph Blatter ha viajado esta semana a Oriente Medio para tratar de convencer a la Federación Palestina de Fútbol para que deseche su propuesta de apartar a Israel de las competiciones internacionales. En su lugar, ha propuesto celebrar un partido por la paz entre las selecciones israelí y palestina, que la FIFA estaría “encantada de organizar”.

El partido se celebraría en Zurich, Suiza, y al parecer el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ya ha dado su visto bueno. Las autoridades palestinas se han mostrado menos entusiastas.