Revista de Prensa

Apoyar a Israel, un deber para la izquierda

 

Pulsera de apoyo a Israel.

Es lo que sostiene el periodista canadiense de origen libanés Fred Marún, que asegura que son sus propias convicciones izquierdistas las que le llevan a defender con firmeza la causa del Estado judío.

Los izquierdistas antisionistas son estúpidos o antisemitas. Para decirlo más comedidamente: están adoptando una posición sobre un asunto que no comprenden o se están alineando deliberadamente con los que odian.

(…)

Como persona de izquierda, mis creencias políticas no me dejan más opción que apoyar a Israel. Antes incluso de que Israel declarase su independencia, el 14 de mayo de 1948, los enemigos de Israel han tratado de conseguir lo que ellos denominan “justicia para los palestinos” a expensas del proyecto nacional del tremendamente sobrepasado pueblo judío. Ninguna persona de izquierdas razonable, culta y no antisemita puede aceptar eso.

Para que alguna vez se pueda conseguir la justicia para los palestinos, la inmensa y poderosa coalición contra Israel debe abandonar el estrado y aceptar que Israel existe y que es un Estado judío.

En la edición en español de BBC, Jana Beris firma un extenso reportaje sobre “Por qué Benjamín Netanyahu cree que es el momento adecuado para convertirse en el primer mandatario de Israel en visitar América Latina”

Israel tiene hoy una mirada hacia América Latina como aliado estratégico y ello se puede concretar únicamente cuando hay gran afinidad.

Esta situación es notoria con Colombia, aunque no nueva ya que las relaciones eran muy cercanas también en los tiempos del presidente Álvaro Uribe, especialmente en el ámbito de la seguridad.

Con México las relaciones están “en su mejor momento en años”, según dijo a BBC Mundo Yoed Magen, director del Departamento de América Central, Caribe y México en la Cancillería israelí.

Argentina es el ejemplo más claro del cambio político que facilitó un acercamiento a Israel, del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner al de Mauricio Macri.

Shmulik Bass, director de América del Sur en la Cancillería en Jerusalén, dijo a BBC Mundo que “el Gobierno de Macri es el primero que muestra gran seriedad en la investigación de los atentados contra la embajada de Israel en Buenos Aires en 1992 y la mutual comunitaria judía AMIA en 1994″.

Ello está relacionado también a la influencia de Irán en la zona que Israel tiene gran interés en contrarrestar, lo cual le es clave desde un punto de vista político y de seguridad.

(…)

Hace ya más de tres años, en mayo del 2014, el Gobierno israelí aprobó la resolución 1604 que hablaba explícitamente de una relación estratégica con América Latina.

Esto incluye cooperación en diversos campos, desde lucha antiterrorista y coordinación de seguridad hasta intercambios económicos y capacitación tecnológica.

El trasfondo es una relación histórica. Los votos de los países latinoamericanos fueron claves en la aprobación de la resolución 181 de la Asamblea General de la ONU aprobada en noviembre de 1947, preámbulo de la creación del Estado de Israel, lo cual es destacado a menudo por autoridades de ese país.

Ello, sumado a los intereses de intercambio e influencia política, condujo a una situación singular en la que, a pesar de la distancia geográfica, Israel fue el primer país fuera de la región en pactar un TLC con Mercosur, es observador permanente de la OEA y observador en la Alianza del Pacífico.

Al visitar recientemente Israel, el secretario general de la OEA Luis Almagro, destacó que “en esta región definitivamente es el país que encarna mejor los principios de la organización, democracia y derechos humanos especialmente” y agregó que “Israel es hoy uno de los grandes amigos de las Américas”.

El exconsejero de George Bush Jr. Elliott Abrams escribe en su blog del Council on Foreign Relations sobre el reciente ataque israelí a una fábrica siria de armas químicas y armamento de precisión, explica las razones que lo motivaron y aboga por que Washington reafirme su compromiso con la seguridad del Estado judío.

La posición estratégica de Israel ha sido gravemente dañada en los últimos años debido a la presencia iraní en Siria. Los israelíes no van a ir a Siria a tratar de expulsar a Irán, las milicias chiíes y Hezbolá, pero están tratando de establecer ciertos límites (…)

En mi opinión, esto también debería ser parte de la política regional de EEUU (…) Llegados a este punto, lo que sería más útil, según me parece, es una declaraciones de EEUU de que aprueba la acción emprendida por Israel, y que en caso de conflicto Israel tendría nuestro apoyo a la hora de defenderse; por ejemplo, permitiéndole el acceso a los depósitos de armas que tenemos almacenados en ese país [Siria].