Contextos

Aliados de Estados Unidos se rinden en Siria

Por Michael J. Totten 

Guerra en Siria
"Siria ha desaparecido. Las únicas partes del que fuera ese país que aún pueden salvarse son los retazos kurdos del norte"

Harakat Hazm y el Frente Revolucionario Sirio se acaban de rendir en Siria ante Al Qaeda.

La mayoría de la gente no ha oído hablar nunca de ninguna de esas dos organizaciones, pese a que, hasta cierto punto, hayan sido respaldados discretamente por Estados Unidos, ya que se oponen al régimen de Asad, al Frente Al Nusra (vinculado a Al Qaeda) y al Estado Islámico (EI). Pero puede que ahora, a todos los efectos, estén acabados.

Estados Unidos esperó demasiado tiempo para apoyar a alguien que pudiera actuar como agente suyo en Siria, mientras que el Estado Islámico y Al Nusra pasaron años reforzándose y conquistando territorios. A estas alturas, es un poco demasiado tarde para respaldar a alguien, excepto a los kurdos.

Se acabó.

De todas formas, eran unos malos aliados. El Frente Revolucionario Sirio era una organización islamista. Menos desquiciada que Al Qaeda y el Estado Islámico, por supuesto, pero una organización islamista al fin y al cabo. El Harakat Hazm es más laico, pero consta de unos míseros 5.000 combatientes, mientras que el EI cuenta con unos 100.000.

Siria ha desaparecido. Las únicas partes del que fuera ese país que aún pueden salvarse son los retazos kurdos del norte. Los kurdos son buenos combatientes, y puede que logren resistir con nuestra ayuda, pero no hay posibilidad alguna de que logren llegar a destruir el régimen de Asad o al Estado Islámico. Carecen de fuerza y dimensiones para ello.

Así que, a menos que Estados Unidos decida una invasión directa con fuerzas terrestres –y no hay muchas posibilidades de que eso vaya a suceder pronto–, tendremos que aceptar que la abstracción geográfica que conocíamos como Siria será una fábrica de terroristas en el futuro inmediato.

World Affairs Journal