Revista de Prensa

Al Fatah incita un 'día de la rabia' en Jerusalén

 

Mahmud Abás.
"Israel llama a consultas a su embajador en Estocolmo en protesta por el reconocimiento de Suecia del Estado palestino"

La tensión creciente tras los últimos acontecimientos violentos ocurridos en Jerusalén, que han obligado a las autoridades israelíes a cerrar provisionalmente los accesos al Monte del Templo, han llevado a Al Fatah, el partido del presidente de la Autoridad Palestina, a convocar un día de protestas callejeras para hoy, viernes. Al Fatah ha animado en un comunicado “a expresar la oposición del pueblo palestino a cualquier ataque a los lugares sagrados y, especialmente, la Mezquita de Al Aqsa”.

Si bien continúa el clima de tensión con la convocatoria de una jornada de lucha callejera por parte de Al Fatah, la Policía israelí ha reabierto hoy al rezo la Explanada de las Mezquitas y reforzado la seguridad en todo el perímetro de la CIudad Vieja.

Es la respuesta de Israel a la decisión del Ejecutivo sueco de reconocer el Estado palestino. El portavoz del Ministerio de Exteriores israelí, Emanuel Najshon, ha dicho que con la retirada temporal de su embajador Israel refleja su “irritación y rechazo a esta decisión inútil que no contribuye a retomar las conversaciones de paz”. Por su parte, el canciller israelí, Avigdor Lieberman, ha tachado de “deplorable” la medida del Gobierno sueco, que “fortalece a los elementos extremistas y el rechazo palestino”.

A pesar de la campaña militar internacional para combatir al Estado Islámico, Estados Unidos ha advertido de que el flujo de radicales islamistas hacia las zonas en conflicto de Oriente Medio sigue aumentando. Esta información coincide con un informe de la ONU que señala que la migración de integristas a Siria e Irak ha llegado a una “escala sin precedentes”, con una cifra estimada de 15.000 combatientes de origen extranjero.

Entre 80 y 220 cadáveres han sido localizados en varios enterramientos improvisados en la provincia de Anbar (oeste), donde los terroristas del EI tienen una mayor presencia. Muchas de las víctimas pertenecen a la tribu suní Al Bu Nimer, que se unió al Gobierno iraquí de mayoría chií en la lucha contra el EI. Según los observadores de la organización Human Rights Watch, los terroristas habrían asesinado a 600 presos en una cárcel de Mosul disparándoles al borde de un barranco después de obligarlos a arrodillarse.

Esa es al menos la conclusión del secretario noerteamericano de Defensa, en referencia a las operaciones de la aviación desplegada por la coalición internacional para combatir a los terroristas del Estado Islámico en territorio sirio. No obstante estas ventajas indirectas para el régimen de Damasco, Hagel aclaró que Washington actúa con una estrategia a largo plazo en la que Asad no desempeñará ningún papel.