Revista de Prensa

Adiós al arsenal químico

 

Bashar-Al-Assad
"La dispersión y el enfrentamiento entre las facciones rebeldes sirias, principal obstáculo para las negociaciones de paz. Ginebra II todavía no tiene fecha"

Según un comunicado difundido por la Organización para la Prohibición de Armas Químicas, todos los equipos de producción y elaboración de este tipo de armamento declarados en Siria han quedado destruidos. Se cumple así  el acuerdo entre Washington y Moscú, según el cual antes de hoy, 1 de noviembre, debían quedar desmanteladas todas las instalaciones destinadas a la fabricación de estas sustancias prohibidas.

Resta por eliminar los depósitos de estos productos (gas mostaza o sarín) para los cuales se está buscando un lugar seguro en el cual se causen los más leves daños colaterales.

Es el dato ofrecido por el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que cifra exactamente en 120.296 los fallecidos durante los 31 meses de conflicto bélico. En el desglose de cifras, se calcula que 42.495 eran civiles, 25.699 combatientes rebeldes, y  29,954 soldados del ejército oficial de Asad.

Si bien el Gobierno israelí no ha confirmado este punto, según la CNN varios cazas del ejército hebreo bombardearon anoche un objetivo militar en Latakia,  ciudad costera al norte del país y punto estratégico muy importante para el gobierno.

El blanco de este ataque era un convoy de sofisticados misiles tierra-aire destinados a la milicia chií libanesa Hezbolá, grupo aliado de Bashar al Asad en la guerra contra los rebeldes sirios. Además, según Al Arabiya, Israel habría lanzado un ataque similar en Damasco, también sin confirmar por parte de las autoridades hebreas.

El secretario de estado norteamericano inicia este domingo una nueva gira por Oriente Medio con una agenda repleta de actos importantes.

Dos de los puntos más destacados son las reuniones que mantendrá en Jerusalén y Belén con altos funcionarios israelíes y palestinos respectivamente. También visitará Amán,  Abu Dhabi y Riad, donde analizará la cuestión siria y la promesa de paz de Irán.

Esa es la conclusión que mantiene el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para el conflicto sirio, Lajdar Brahimi, según explicó en una rueda de prensa celebrada anoche en Damasco antes de partir para el Líbano a continuar con su ronda de conversaciones con los gobiernos de la zona. Brahimi tiene la esperanza de que la reunión de Ginebra 2, para negociar la paz en Siria, se celebre tan pronto como sea posible y que las diferentes facciones opositoras al régimen de Asad acudan integradas en un solo grupo.