Revista de Prensa

Abás sigue agitando el espantajo del asesinato de Arafat

 

Mahmud Abás.
"Una información del diario español 'El País' en la que se acusaba a Israel de discriminar a la población árabe en las elecciones es respondida en las páginas de ese mismo diario por Masha Gabriel, directora de la 'Revista del Medio Oriente'"

La posibilidad de que el rais fuera asesinado, a pesar de haber sido rechazada por la ciencia forense, sigue desempeñando un papel destacado en la batalla por el poder en la Autoridad Palestina. El último en utilizarla ha sido el propio Mahmud Abás, que esta semana sugirió que su principal rival, Mohamed Dahlán, pudo estar detrás del asesinato, acusación que el aludido ha rechazado con gruesos calificativos en su página de Facebook.

Abás dijo que Dahlán, el hombre fuerte de Al Fatah en la Franja de Gaza, fue investigado durante años en los tiempos de Arafat. “Se descubrió que seis personas fueron asesinadas por orden de Dahlán”, dijo el presidente de la Autoridad Palestina. Abás añadió que Arafat decidió no publicar ese informe.

El actual mandatario palestino dice no tener pruebas de que Dahlan esté involucrado [en la muerte de Arafat], pero asegura haber leído varios discursos en los cuales su rival, de 52 años, habría criticado a Arafat.

“¿Quién mató a Yaser Arafat? No hay evidencias pero sí indicios que merecen consideración”, dijo Abás, quien se enfrenta a las críticas de muchos palestinos por continuar con las aparentemente bloqueadas negociaciones con Israel.

Esta semana conocimos un informe de la organización humanitaria Save the Children que ha puesto sobre el tapete las duras condiciones que sufre la población infantil que permanece en Siria después de tres años de guerra. En este reportaje de Rosa Meneses para el diario español El Mundo se pone de manifiesto también el drama que viven los que han podido escapar del país y ahora se hacinan en campos de refugiados como el de Zaatari, en el norte de Jordania

El campo de refugiados de Zaatari (norte de Jordania) vive un nuevo pico de llegadas de refugiadosentre 800 y 900 por día se están registrando desde febrero, según afirma el director del campo, Kilian Kleinschmidt.

Los refugiados ya no huyen sólo por la guerra. Huyen también porque en Siria no tienen nada que comer y sobreviven alimentándose de las pocas hierbas silvestres que pueden encontrar. Y huyen a causa de las enfermedades y la falta de atención médica.

“Cruzan la frontera físicamente deteriorados, muy débiles, con síntomas de malnutrición seria”, explica Aoife McDonnel, portavoz del Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU (Acnur) en el campamento.

En una reciente entrevista con el columnista Jeffrey Goldberg, el presidente norteamericano insistió en su decisión de mantener las negociaciones con Irán el tiempo necesario porque, a su juicio, el régimen chií de Teherán actúa únicamente por imperativos estratégicos, mientras que los suníes actúan de modo mucho más impulsivo, lo que los hace menos fiables. Abdulrahmán al Rashid le dirige a Obama un mensaje en el medio saudí Al Arabiya, donde explica por qué el presidente norteamericano está confundido.

El presidente de EEUU tiene derecho a decidir lo que cree que es mejor para su pueblo y su país; sin embargo, su respuesta a la pregunta “¿qué es más peligroso, el extremismo suní o el chií?” fue  errónea. También se equivocó cuando elogió a Irán y dijo que su comportamiento obedece a imperativos estratégicos y no a un mero impulso. También se equivocó al decir que el régimen de Teherán tiene una visión del mundo que le hace calcular sus movimientos de acuerdo con un análisis de coste-beneficio.

Señor presidente, los extremistas chiíes son exactamente igual que los extremistas suníes. Voy a explicarle la diferencia. Los extremistas chiíes están en posiciones de poder –el régimen de Jamenei en Teherán y Hezbolá en Beirut–. Por otra parte, los extremistas sunitas están en el campo de la oposición, al igual que Al Qaeda. Son marginados que viven en cuevas. La mayoría de los chiíes de Irán están en contra del régimen. Su decisión de negociar ha concedido a Teherán tiempo adicional y frustrado a muchos iraníes, que tenían la esperanza de librarse del régimen o de forzarlo hacia la apertura y la moderación.

Una información del diario español El País en la que se acusaba a Israel de discriminar a la población árabe en las elecciones es respondida en las páginas de ese mismo diario por Masha Gabriel, directora de la Revista del Medio Oriente.

Como el propio texto de la crónica explica, la nueva ley “aumenta el umbral electoral, del 2% al 3,25%”. Es decir, que afecta a todos los partidos minoritarios (sean estos árabes, cristianos o judíos) sin distinción. De hecho, actualmente la ley no afectaría a dos partidos árabes que unieron sus fuerzas en los últimos comicios, y sin embargo sí dejaría fuera al centrista Kadima de Tzipi Livni. Si los árabes, que representan el 20% del país, deciden unificar su voz, no solo no estarían fuera del Parlamento sino que tendrían una coalición muy fuerte.