Revista de Prensa

Abás permite a Hamás tener votos y balas

 

Mahmud Abás Autoridad Palestina elecciones

Elliott Abrams, supervisor de la política mesoriental del presidente Bush Jr., reflexiona sobre las elecciones palestinas que van a tener lugar en otoño y vaticina que nada bueno saldrá de ellas.

Las similitudes con [las legislativas de] 2006 son tremendas, empezando por la más fundamental: el permitir que un grupo terrorista, Hamás, participe en las elecciones sin que haga el menor gesto de abandonar el terrorismo o renuncie al poder en Gaza. Esto es un error por numerosas razones, pero aquí van las dos más importantes.

En primer lugar, puede que Hamás tome el poder en varias ciudades de la Margen Occidental, pero Fatah no puede [presentar candidatos] tan libremente en Gaza. En segundo lugar, quienes deseen [participar en] elecciones deberían ser forzados a elegir entre los votos y las balas. Es lo que ocurrió en Irlanda del Norte (…), donde el IRA [tuvo] que poner fin a (…) la guerra terrorista para poder [aspirar al poder]. Es un error con consecuencias globales permitir a un grupo terrorista tenerlo todo: participar en elecciones como un partido pacífico y proseguir con sus actividades violentas. Ese fue el error [de] 2006, y se va a volver a repetir.

The New York Post editorializa contra la pasividad de la Administración Obama ante los repetidos actos de hostilidad que están perpetrando las FFAA iraníes contra buques norteamericanos en aguas del Golfo Pérsico. Pasividad que, asegura, está socavando el prestigio de EEUU no sólo en esa conflictiva zona del planeta.

Como sabe perfectamente Irán, la Administración no va a hacer nada que pueda poner en peligro el acuerdo nuclear y exponer la futilidad de la insistencia del presidente en que Irán será “un miembro de la familia de las naciones”.

Y no es sólo Irán: en otras partes del mundo, jets rusos y chinos han estado molestando (…) a barcos norteamericanos, en un caso claro de puesta a prueba de la resolución de Washington. Examen que el presidente está suspendiendo.

Mohamed Fahad al Harzi escribe sobre el dinamismo diplomático que está mostrando Riad en los últimos tiempos, en los que el príncipe Salman ha visitado países muy importantes para el Reino como China, Japón y Pakistán, y sobre las consecuencias que podrían derivarse de todo ello.

Arabia Saudí está inmersa en una transformación, cuyo objetivo es erigir un Estado moderno y eficaz con una visión estratégica comprehensiva. (…) La nueva visión reducirá la dependencia del petróleo, diversificará la economía y elevará la competitividad.