Revista de Prensa

A Hamás le sale rentable la manipulación israelófoba

 

Terroristas de Hamás.

Un alto cargo de la Media Luna Roja ha denunciado el uso criminal que los terroristas islamistas hicieron de las instalaciones de su organización durante la guerra contra Israel del verano de 2014. Pero el mundo sigue en buena medida asumiendo todo lo que evacúa la propaganda israelófoba. Liel Leibovitz reflexiona en la revista Tablet sobre las razones de este estado de cosas.

¿Por qué [Hamás] falsifica tan groseramente los hechos? La respuesta es simple: porque puede salirse con la suya. (…) Lo que la organización terrorista ofreció al mundo en Gaza en 2014 fue la versión de la historia recogida en su carta fundacional, que es sólo el último capítulo de una muy larga historia: los judíos nos están chupando la sangre. Exponga cualquier versión de este libelo y nadie correrá a examinar las pruebas. Después de todo, las historias antisemitas de atrocidades no necesitan evidencias para ser respaldadas: son parte de una teoría de la conspiración de larga data, en la que “los judíos” son los responsables de todos los males del mundo.

(…) Los Gobiernos occidentales y las agencias de noticias hacen gustosamente la vista gorda ante esas viles y estúpidas noticias falsas antisemitas para facilitar sus relaciones comerciales con sociedades oprimidas por líderes que repetidamente culpan a los judíos de sus fracasos permanentes.

El analista israelí Amnón Lord da cuenta en este artículo de las vinculaciones de Sudáfrica con el conflicto israelo-palestino, y de cómo muchos activistas antiisraelíes han dejado de serlo, hartos de las manipulaciones del movimiento israelófobo BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones).

La experiencia de Sudáfrica durante el Apartheid es utilizada por el movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) como un arma política. Sudáfrica es en gran medida la base territorial del BDS. (…)

La solidaridad oficial con la causa palestina es absoluta. Es un legado (…) de la tradicional asociación con la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que fue creada por la Unión Soviética durante la Guerra Fría. El gobernante Congreso Nacional Africano (CNA) [que lideró el movimiento antiapartheid bajo Nelson Mandela] tenía numerosos miembros comunistas, muchos de ellos judíos. Ellos formaron la conexión entre la CNA y la OLP. Por eso el dirigente de Hamás Jaled Meshal fue recibido en Sudáfrica como un invitado de honor, incluso mantuvo una reunión con el presidente Jacob Zuma.

La sorpresa es que hay sudafricanos blancos que están deseando luchar en nombre de Israel. Son personas jóvenes que se sienten estafadas por las mentiras del movimiento de boicot; algunas de ellas son incluso antiguos estudiantes activistas del BDS. Sienten como un insulto que el término ‘apartheid’ se use contra Israel. Por lo que a ellos respecta, es una manera de negar el sufrimiento que padecieron bajo el sistema de auténtico apartheid que existía en Sudáfrica.

 

El analista turco Murat Yetkin analiza las tensiones surgidas entre EEUU y Rusia tras el derribo de un avión sirio por parte de las fuerzas de la coalición liderada por los estadounidenses, y las implicaciones que esta escalada podría tener para Turquía.

La declaración oficial rusa afirmó que a partir de ahora los aviones rusos “fijarán como objetivos” todas las actividades militares en la ribera occidental del río Éufrates. El “oeste del Éufrates” es una línea que ha sido utilizada por Ankara durante más de un año, preocupada por el avance de la rama siria del PKK para completar el dominio del área que controla a lo largo de la frontera turco-siria, que Turquía afirma ser parte de los preparativos para separar oficialmente la región kurda de Siria controlada por el PKK.

(…)

El PKK es un grupo terrorista según Turquía y EEUU (aunque no lo es para Rusia, por cierto), pero no es tonto. También ha leído las declaraciones de EEUU afirmando que la asociación de Washington con el YPG [la rama siria del PKK] finalizará tan pronto como acabe la lucha contra el Estado Islámico en Siria. El PKK, por tanto, parece tener su propio plan de contingencia para quedarse y establecer su control sobre tanto territorio como le sea posible, que podría ser en última instancia utilizado como moneda de cambio. Este movimiento estratégico ha comenzado a llevar al enfrentamiento de rusos y americanos en Siria.